Nuestro último día boceto

Las calles lloraban una
espesa lluvia.
Se había muerto el mundo.
Lamento tanto alejarme
empezar a olvidar tu rostro
y que la memoria sea el
único espacio común,
que pienso  otra vez en
la cuchilla, el atracón
a pastillas o el salto mortal.

Desolado,
mi alma dividida
entre la luz y ninguna
parte, perdida
por la fatiga y el asfalto
entre las calles de
gentes sin nombre
y tu ausencia.

He llorado un abismo
mis ojos no te encontrarán
por las esquinas. Mi corazón
oscuro. Mi sangre muerta
late. Es nuestro último
día.



Entradas populares