ESTE LENTO ASESINATO




















He abierto la cabeza
de un hombre y he visto
su abismo de miseria.
Esperar hasta la muerte.
Envejecer y sólo envejecer,
viendo el reloj marcando
el tiempo; tic, tac,
tic, tac, y delante
del segundero
como una guadaña
acechando al reo,
va tu vida y,
cada hora más pesada
cada día más angustiados
cada año más sedientos.
He abierto la cabeza
de un hombre y he visto
su abismo de miseria.
¿He visto de cerca la vida
y que he encontrado?
Buscar para perderse
para no encontrarse
para enloquecer
miserablemente
con este lento asesinato.

Entradas populares