LA VERDAD, EL CAMINO Y LA VIDA


He vivido siempre en la duda
atormentado en rutas siniestras
tratando de encontrar luz
en pasadizos silenciosos.
Creía que no habían límites
para esa búqueda atroz
de la verdad de las cosas,
de la bondad y de la vida.
He malgastado mi tiempo
en charlas sin sentido
con cadáveres espirituales
y calaveras de Hamlet.
Yo era el loco, y mi perdición
todo lo que se apartaba de lo bueno.
Treinta años buscándote padre
sin saberlo, en lo mundano.
En todos los vicios enfermizos.
Agotado en la duda.
Sin paz, sin amor.
Pero poco a poco,
fui entendiendo y,
un día como éste
algo nació en mi corazón.
Desperté desnudo,
como un cristal 
frente a un espejo.
Y con la luz de la primavera
pude ver como la montaña
se alza hasta tocar el cielo.
Entonces encontré el camino.
Entonces encontré la verdad.
Entonces encontré la vida.

Entradas populares