Es uno de esos días pálidos de otoño,
como un viejo papel por escribir.
La mano blande la pluma dudando,
y las palabras se pierden al margen.
Se olvidan las historias que no han ocurrido,
como las sombras de los seres al anochecer.
Hoy es uno de esos días lentos
en los que el tiempo se detiene
y parece que no pasara nunca nada.
Es uno de esos días en los que piensas
que las cosas ocurren en otro lugar,
en alguna ciudad remota de la imaginación.
En estos largos días, siento el peso de las cosas
y que la vida es una existencia solamente.



Entradas populares