EL SILENCIO

Ni siquiera el silencio.
Nada. No existe.
Ni el cero. Ni vacío.
No existe el negro.
Tras la cruz pesada
vencido de misterios.
Horror en los libros,
páginas en blanco,
no hay sentido, caos
es el cosmos quieto.
Lágrimas caen
de ojos de piedra
sin pupila. Son,
huecos en el alma.
Cuerpos sin destino,
camas deshechas y
ventanas cerradas.
Espejos sucios.
Llenos de hambre,
llenos de sed.
Llenos de silencio.
La voz ni la palabra
existen en el tiempo.
Lluvia. Cae granizo,
golpea cementerios,
donde se esconden
corazones negros;
que nunca sienten.
Cadáveres violentos
en trenes dan patadas
a una estación rota;
el rostro desnudo,
y la voz extinguida.
Anónimos se cruzan
peleando sin brazos,
pálidos, con heridas.
Nadie siente nada
al caer al abismo.

Entradas populares